LIBRO JAG SAMEAJ - OFERTA

martes, 15 de septiembre de 2009

encontrar el caramelo

Nos tenemos que dar cuenta que a veces convidar puede tener sus beneficios... Les dejo un cuento, donde Gonzalo aprende que compartir es muy bueno.
saludos!


Encontrar el caramelo
Gonzalo era un poco goloso, y no le gustaba compartir sus golosinas. Un día Luciana lo descubrió en el recreo comiendo unos caramelos a escondidas del resto de sus compañeros.
–Gonza, ¿me das un caramelo? –preguntó la nena de largas trenzas.
Gonzalo, que tenía pocas ganas de convidarle, le dijo:
–Mejor ganátelo –anunció mientras se llevaba un caramelo y ambas manos detrás de su espalda.
El chico, con sus puños cerrados, colocó los brazos delante de los ojos de Luciana y le dijo: “¿En qué mano tengo el caramelo?”. Pero la nena vio que Gonzalo había dejado caer el caramelo detrás de él. ¡Había hecho trampa! Y sabía que si decía cualquier mano, iba a perder. Entonces pensó un rato, y le contestó:
–Hagamos al revés. Si descubro cuál mano está vacía me quedo con el caramelo. Es lo mismo, ¿no? –dijo la nena con una sonrisa, porque sabía que ambas manos estaban vacías.
–Si... Es lo mismo... –contestó el nene, mientras entendía lo que sucedía.
–Entonces elijo la derecha –respondió ella muy contenta.
Gonzalo abrió su mano y nada había allí. Sólo una mano vacía.
Gonzalo le dio un caramelo a Luciana, y ella lo sorprendió regalándole un chupetín. Ese día, Gonzalo se dio cuenta que quién da también recibe.

11 comentarios:

sonoio dijo...

muy bonito!!!

saludos

Férguson Calviño dijo...

Muy bueno Darío!!!!!!

admiro tu labor... creo que el trabajo del cuento infantil es muy complicado. Es como el trabajo con la ciencia ficción. Uno de los cuentos que está más abajo, demuestra tu destreza conjugando los dos géneros!

Metele pa adelante.

Saludos!

Sugar Sixx dijo...

Comparto con las dos personas que comentaron antes que yo.
Muy bueno lo tuyo.
Saludos.

Chelo dijo...

Buena lección para la vida....bss

encaracolada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paola Aragón R. dijo...

Un cuento que los niños deberían conocer, me parece muy bien,el don de escribir es una maravilla, felicitaciones para ti que lo posees.

un abrazo

Paola

Alexiev dijo...

Me regusto... felicitaciones...

Saludos

http://www.alexiev.com.ar

Proyectos

Store

Patricia González Palacios dijo...

Me gustó, cuando era niña mi papá me hacia este tipo de juegos, era tan generoso que sus manos nunca estaban vacias y siempre ganaba yo,un beso paty

Sara Adriana Gil dijo...

Darío: Te felicito por tu blog¡¡ Realmente me parece genial la forma en que escribís.Realmente es difícil muchas veces llegar a los niños y más en esta época, por eso mismo, personas como vos que pueden desplegar ese don y brindarlos a los demás es admirable.
Muchos cariños. Profe. Sara.

Sugar Sixx dijo...

Acabo de releer el cuento.
Me recordó una canción de Drexler "Todo se transforma".

Saludos.

Darío Levin dijo...

Gracias por opinar a todos los asiduos visitantes!!
Paty: es cierto, todos jugamos con nuestros padres o jugamos o jugaremos con nuestros hijos!
Sara: espero sigas disfrutando de mis textos, y te puedan servir.
Sugar: "cada uno da lo que recibe... luego recibe lo que da", entiendo por qué te recordó a Drexler!

gracias a todos!