LIBRO JAG SAMEAJ - OFERTA

lunes, 26 de octubre de 2009

vida en el agua

Un cuento publicado el año pasado, antes de las olimpíadas. Espero les guste. Saludos.

VIDA EN EL AGUA
José nació en un pueblo rodeado por las sierras y una gran laguna cristalina se encontraba cerca de su casa. Pasaba horas enteras en el agua. Nadaba boca arriba, boca abajo, de costado, para adelante, para atrás… y hasta inventaba estilos. El agua era fresca casi todo el año, por eso nunca dejaba de nadar allí.
Su madre, muchas veces se enojaba porque José, en lugar de hacer la tarea de la escuela o ayudarla a limpiar la casa, se iba a la laguna a practicar su estilo pecho.
–José, dejá de pensar en el agua. Algún día te vas a arrugar todo por pasar tanto tiempo nadando –decía su madre cuando lograba que su hijo regresara a su casa.
Pero José no le hacía caso. A veces la ayudaba con las tareas del hogar, pero él prefería ir a nadar.
Sus amigos lo invitaban a jugar al fútbol o a participar en carreras de autitos, pero él siempre decía que tenía otra cosa que hacer. Sus amigos sabían a dónde iba José: a la laguna a nadar. Por eso le decían El Delfín.
Los años pasaron y José creció, y cada vez nadaba mejor. Su cuerpo fue fortaleciéndose; sus brazos largos arrastraban el agua como si fuera aire; sus pies pataleaban con tanta fuerza como los motores de una lancha. Sus padres vieron que José amaba lo que hacía. Por eso su padre llamó por teléfono a un amigo que vivía en la ciudad y le contó lo bien que nadaba su hijo. Este hombre le pidió que llevaran a José a la ciudad porque quería conocerlo. Cuando José mostró cuánto sabía nadar, y lo bien que lo hacía, le pidieron que participara de un torneo. Su emoción fue tan grande, que esa noche no pudo dormir. Entrenó durante semanas, y cuando llegó el día de la carrera, José estaba muy seguro de ganar. Había entrenado mucho, se había esforzado al máximo. La carrera terminó, y José obtuvo el primer premio. Desde ese día José, todos los años participa en competencias y torneos, no siempre sale primero, pero hace lo que realmente le gusta: nadar.
Este año, le pidieron que participara en el torneo deportivo más importante del mundo. Por eso está entrenando más que nunca. José viajará a China, a los Juegos Olímpicos, y nadará como nunca lo ha hecho; nadará porque es lo que más le gusta.

9 comentarios:

TIHADA dijo...

HOLA DARÍO! CUÁNTAS IMÁGENES INTERESANTES ENCUENTRO EN ESTE CUENTO, UN EJEMPLO ES "SUS BRAZOS LARGOS ARRASTRABAN EL AGUA COMO SI FUERA AIRE"
¡Y QUÉ BUENO DARÍO QUE, COMO JOSÉ, PODAMOS HACER LO QUE REALMENTE NOS GUSTA!
ABRAZO!

encaracolada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
eli zampa dijo...

después de tanto tiempo, paso por aquí y me encuentro con 2 cuentos que me encantaron, mis sobris tienen a tu blog como favorito en su compu al igual que el de patricia gonsales palacios...

Chelo dijo...

No hay nada más importante en la vida que llegar a hacer lo que te gusta!!!...tu lo haces verdad???se nota que si y además lo haces muy bien...bss

Erika dijo...

Un beso dario...hermoso cuento.
te espero cuando qieras.


erika

Darío Levin dijo...

Gracias a todos por sus comentarios!! pronto estaré visitando sus blogs!!

saludos

Patricia González Palacios dijo...

Darío, no venía porque he tenido una de cosas, que maravilloso el cuento del girasol, me encantó, y muy linda ilustración, yo feliz hubiera ilustrado un cuento tan lindo, ya te he visto otro de unos árboles, deberías hacer luego algo con ellos, pero este en especial, tiene una dulzura, independiente de lo que enseña, con tu permiso lo voy a guardar en un cuadernito que tengo para eso, un beso paty

Liz dijo...

Muchisimas gracias por tu visita y tus palabras, he sonreido al leer este cuento... mi madre también me decía eso de: "sal del agua que te vas a arrugar" :)

Un abrazo.

Paola Aragón R. dijo...

Ojala pudiesemos hacer todo aquello que nos gusta siempre, bonito cuento Darío.

un Abrazo

Paola