LIBRO JAG SAMEAJ - OFERTA

martes, 17 de agosto de 2010

Padre de la patria

En conmemoración al prócer de nuestra patria y a la fecha que hoy recordamos, les traigo una linda poesía sobre el General San Martín que fue publicada este mes en la revista de Ediba. Saludos!

sábado, 14 de agosto de 2010

Amigo mío - 10.000 visitas

En poco más de un año, alcanzamos las 10.000 visitas!!! Increíble!!! Gracias por visitarme y querer conocerme un poco más. Es una alegría lograr este número de visitas en tan poco tiempo. Y para festejar, les dejo un texto que tiene mucho que ver con su amistad.


AMIGO MIO
Si estás triste o enojado,
Si te sentís solo o lastimado
Si una mano él te extiende,

Es porque te entiende.


Si un juguete te presta,

Y te invita a su fiesta.

Si sus golosinas te comparte,

Es porque sabe que quieres una parte.


Es tu amigo de quien hablo,

Siempre contigo, siempre a tu lado.

En el recreo juega con vos,

Y andan en bicicleta los dos.


Con frío o calor

¡Tener amigos es lo mejor!

Compartir las cosas con tu amigo,

Seguro será muy divertido.

martes, 10 de agosto de 2010

Un payaso pelado

UN PAYASO PELADO
Una mañana hace muchos años, Flautita, el payaso del circo ambulante, se levantó de la cama y se miró al espejo. Se pasó el peine, y se sacó un enorme mecho de rulos. ¡No sabía qué hacer! Estaba desesperado: ¡se le estaba cayendo el pelo! Se lo mojó, y con las manos se lo peinó para un costado, para disimular su problema. Cuando llegó a la carpa del circo para ensayar, nadie notó que le faltaban algunos pelos.

Los días pasaron, las semanas se sucedieron, los meses lo sorprendieron, y el pelo continuó cayéndose. Flautita había probado de todo: peinarse para un lado, para el otro, ponerse gel, se probó distintos sombreros, y hasta intentó pegarse con pegamento el pelo que se le caía. Pero nada funcionó.


Un sábado, Flautita se levantó y al verse en el espejo, comprendió que se había quedado pelado. Completamente. Era un payaso triste, y eso no podía ser así. No quería salir a actuar… nunca más. Se puso un sombrero y salió a caminar. Pero algo sucedió en ese paseo: encontró tirada una bola de pelos largos, seguramente de la mujer barbuda que se acababa de afeitar. La agarró y corrió a su habitación. Cuando entró, se la puso en la cabeza y se miró en el espejo: le quedaba perfecta. Parecía real. Y eso era un problema. Debía ser graciosa, divertida, y no parecer real. Entonces se le ocurrió una gran idea: pintar de verde, rojo y amarillo esa peluca. Una vez ya colorida, se la probó y le quedó de maravillas.

Esa noche Flautita tuvo función, y los chicos se rieron tanto de su pelo colorido, que nunca más se preocupó por ser pelado. Así Flautita fue el primer payaso en inventar la peluca de colores, peluca que hoy todos los payasos usan.