LIBRO JAG SAMEAJ - OFERTA

domingo, 29 de julio de 2012

Engañar al tramposo

Un cuento para reflexionar. Saludos!


Engañar al tramposo

Gonzalo era un poco goloso, y no le gustaba compartir sus golosinas. Un día Luciana lo descubrió en el recreo mientras a escondidas del resto de sus compañeros, se comía unos caramelos.
–Gonza, ¿me das un caramelo? –preguntó la nena de largas trenzas.
El chico, que tenía pocas ganas de convidarle, le dijo:
–Mejor ganátelo –anunció mientras se llevaba un caramelo y ambas manos detrás de su espalda.
Gonzalo, con sus puños cerrados, colocó los brazos delante de los ojos de Luciana y le dijo: “¿En qué mano tengo el caramelo?”. Pero la nena vio que Gonzalo había dejado caer el caramelo detrás de él. ¡Había hecho trampa! Y sabía que si decía cualquier mano, iba a perder. Entonces pensó un rato, y le contestó:
–Hagamos al revés. Si descubro que mano está vacía me quedo con el caramelo. Es lo mismo, ¿no? –dijo la nena con una sonrisa, que sabía que ambas manos estaban vacías.
–Si… Es lo mismo… –contestó el nene, dándose cuenta lo que sucedía.
–Entonces elijo la derecha –respondió ella muy contenta.
Gonzalo abrió su mano y nada había allí. Sólo una mano vacía.
Entonces Gonzalo le dio un caramelo a Luciana, y ella lo sorprendió regalándole un chupetín. Ese día, se dio cuenta que quién da también recibe. 

2 comentarios:

Diegui González dijo...

Es muy bonito el cuento, Darío.
A mi también me gustaría ser escritor, y también de cuentos infantiles. De hecho ya estoy trabajando en algunos cuentos. Me alegro de haberte conocido y te deseo mucha suerte! Te sigo el blog y espero poder leerte más. Un abrazo

Anónimo dijo...

HOLA ME LLAMO LUDMILA , ME ENCANTO TU CUENTO.
TE FELICITO TE MANDO UN BESO GRANDOTE
ESPERO QUE PUEDAS LEER ESTE MENSAJE.