LIBRO JAG SAMEAJ - OFERTA

miércoles, 30 de enero de 2013

Sonidos de Murciélago

Será que pronto seré padre. Será que los relatos donde los hijos son protagonistas me enternecen. Será que la mejor manera de educar es con un cuento. Por esto y más, les dejo una historia que escribí hace un tiempo. La mejor manera de mirar, es escuchando.


SONIDOS DE MURCIÉLAGO

Beto era un murciélago que nació en lo profundo de una cueva, donde el frío era más intenso, donde el agua llegaba desde lo alto de una montaña y se filtraba gota por gota dentro de la caverna, donde las rocas eran ásperas y duras. Sus patas buscaron aferrarse a las piedras del techo, pero a pesar de sus desesperados intentos, el pequeño cayó a un charco de agua, causando un ruido que hizo eco en toda la cueva.
    Su madre voló a gran velocidad y se sumergió en el agua para rescatar a su hijo. El pequeño mamífero alado tosió un poco, hasta que se recuperó.
    –Mami, es imposible mantenerse de cabeza abajo –protestó el murciélago.
    –Hijo, no es imposible. Solo tienes que practicar. No es fácil, pero nada es fácil –respondió ella.
   –¿Cómo lo voy a poder hacer si no podemos ver? No veo nada, está muy oscuro aquí –replicó el murciélago.
    –Jaja. Hijo, no es culpa de la oscuridad –rió su madre–, sino que no puedes ver porque tus ojos no funcionan. No necesitamos de los ojos para vivir.
   –¿Cómo que no? Es muy difícil ser murciélago. ¿Tenemos que adivinar las cosas de nuestro alrededor? –preguntó con preocupación Beto.
    –No. Por eso tenemos tan buenos oídos. Nuestros ruidos rebotan por todos lados, y nuestras orejas captan las vibraciones en el aire, y así “miramos” –dijo segura la madre.
   Beto chilló fuerte, y las ondas rebotaron en las piedras como pelotas de básquet.
    –¡Es cierto! Acabo de descubrir la distancia que hay al techo, y cuán larga es la caverna –anunció contento el murciélago.
    Entonces el pequeño se puso de pie, y alzó el vuelo hacia el techo de la caverna. Una, dos, tres, cuatro veces cayó al agua, y la quinta logró sostenerse con sus garras bien aferradas a las rocas de la cueva.
     –Muy bien hijo. Sabía que lo lograrías –lo alentó su madre.
     –Ahora “veo” lo fácil que es ser murciélago –dijo Beto convencido.


viernes, 11 de enero de 2013

La gallina que cruzó la calle

Comenzamos el año con una historia conocida, pero con un giro inesperado.
Que la disfruten!



La gallina que cruzó la calle


            Cuenta la fábula que una gallina estaba al borde de una gran calle, y esperaba el momento justo para cruzarla. Los autos pasaban a gran velocidad; iban y venían sin darle tiempo a la pobre ave a llegar al otro extremo. Después de largo rato, llegó un perro vagabundo, y se detuvo junto a la gallina. ¿Intentas cruzar la calle?, preguntó el perro con ironía. Así es, respondió la gallina. Tienes que tomar aliento y lanzarte a gran velocidad, le indicó el perro. No creo que eso sea conveniente, amigo. Es muy peligroso cruzar de esa forma, advirtió la gallina. No lo creo, dijo el perro. Entonces tomó impulso y con mucha velocidad comenzó a cruzar la calle. Antes de llegar al otro extremo, un auto frenó de repente, pero golpeó al pobre perro. Varios vehículos detuvieron su marcha, para socorrer al animal herido, quien entre lamentos, vio pasar a su lado a la gallina. Entonces ésta le dijo al can: hay que aprender a ver los peligros, y arriesgarse cuando uno cree que es más oportuno. La paciencia es la madre de todos los éxitos. Y el pobre perro lastimado vio como su inteligente compañera llegaba del otro lado de la calle, para continuar su marcha.