LIBRO JAG SAMEAJ - OFERTA

viernes, 31 de julio de 2009

Los Oficios I

Les traigo unas rimas que armé para uno de los libros escolares de Ediba. Esta es la primera entrega. El resto, en unos días. Saludos!!

Soy Carpintero
Muchos oficios podés encontrar, pero hay uno que te va a gustar.
Con el martillo y unos clavos, puedo hacer lindos regalos.
Un trozo de madera y un serrucho, me alcanzan para mucho.
A los tornillos los hago girar, y con la pinza puedo trabajar.
Yo armo muchos muebles en mi taller, y todos los quieren tener.

Soy Bombero
Muchos oficios podés encontrar, pero hay uno que te va a gustar.
Corro y corro para apagar el fuego, y lo apago cuando llego.
Voy en un camión con sirena, y cuando vamos por la calle muy fuerte suena.
Un chorro de agua sale de la manguera, y del fuego nada queda.
Los incendios tengo que apagar, para muchas vidas salvar.

Soy Doctora
Muchos oficios podés encontrar, pero hay uno que te va a gustar.
A muchos pacientes debo ayudar, darles remedios para que se puedan curar.
Atiendo a grandes y a chicos, les doy jarabes feos y ricos.
Pero las personas deben cuidarse, para evitar enfermarse.
Trabajo todos los días en un hospital, usando guantes y un blanco delantal.

Soy Actor
Muchos oficios podés encontrar, pero hay uno que te va a gustar.
Es muy lindo ser famoso, actuar en la tele es grandioso.
Me gusta firmar autógrafos a la gente y sacarme fotos sonrientes.
En el cine o el teatro, te entretengo un rato.
Tengo muchos admiradores, y también amigos actores.

domingo, 26 de julio de 2009

Cuando Contamos Chistes II

Segunda entrega con humor. Continuaré creando y publicando chistes para chicos (y por qué no para grandes también). Espero rían y regresen.

Saludos

viernes, 24 de julio de 2009

Cuidemos el medio ambiente

Les acerco un cuento publicado este año, en el libro escolar "Soy de Segundo" de la editorial EDIBA. Con ilustraciones y todo!!
saludos.


miércoles, 22 de julio de 2009

Una mirada distinta




Hace varios años, encontré en internet esta imagen. Siempre me fascinaron las ilusiones ópticas. Y esta no quedaba afuera. Entonces se me ocurrió escribir un cuento con este dibujo. Con el caballo y la rana. El cuento fue publicado por la editorial Ediba, en su revista Maestra de Segundo Ciclo, hace un tiempo atrás.
Hoy, en mis clases de Creatividad, cada vez que leo este cuento, los adolescentes que lo escuchan, quedan atónitos cuando al final de la lectura les muestro ambas imágenes. Quedan igual que los alumnos de Emilce.

Los invito a leerlo.
Una Mirada Distinta

lunes, 20 de julio de 2009

Mundos para Mirar

La fundación OSDE propone una muestra artística fuera de lo común, ya que es para chicos y grandes creada por grandes que parecen chicos. En la misma descubrirán obras de ilustradores que han participado en la elaboración de distintos libros para chicos.
Encontrarán un recorrido original, lleno de imágenes asombrosas e inesperadas, y muchas veces se cruzarán con ilustradores que seguramente los han acompañado a lo largo de su vida. Los invito a conocer un poco más ingresando en el site http://www.artefundacionosde.com.ar/bs-as/index.html
La muestra los espera hasta el 22 de agosto, en la calle Suipacha 658, Primer Piso, sede de la Fundación OSDE. Consulten los horarios y las charlas en su página web.
Imperdible para quienes gozan al mirar el dibujo de un personaje de literatura.

saludos

viernes, 17 de julio de 2009

Un ratón enojado

Malena se despertó con un rayito de sol que le iluminaba la cara. Enseguida recordó lo último que había hecho la noche anterior: había colocado debajo de la almohada el primer diente que se le cayó. Dispuesta a encontrar un billete, sacó la almohada. Pero para su asombro nada había allí. Entonces enojada gritó:
–¡Mamá! No puede ser. ¡El ratón Pérez no vino!

Querés saber cómo sigue la historia...? descargate el cuento y enterate.
El cuento fue publicado en 2004 y en 2009 en el libro escolar de 1 grado de la editorial Ediba.

Un ratón enojado


saludos

miércoles, 15 de julio de 2009

Se me lengua la traba

El año pasado el Grupo IMAGINADOR publicó el libro "Trabalenguas y Chistes", en el cual participé con la creación de 40 trabalenguas. Aquí, algunos trabalenguas publicados y otros inéditos. Si gustan, el libro lo encuentran en cualquier librería.
saludos


Un racimo de remos hizo Ramón el romano
y en cada ramo tres remos rosados.
Todos los ramos los recibirá Román
De la propia mano de Ramón.

El minero en la mina minada
mima la mano de su bien amada.
Y la amada mimada
a la mina minada le da una mirada.

Por culpa de Cupido
Que ha escupido en la escultura,
Escultor no ha querido
Esculpir otra escultura de Cupido.

El cuarteto de cuatro cuerdas toca en el cuarto:
Trompeta, trombón y tamboril
Tocan temas de teros y teteras, ¡cuántos recuerdos!
Tocan con cuatreros de otros cuartetos que no están cuerdos.

La señora Sonia sueña que suena una sirena
Y en el sueño un señuelo señala una lasagna,
¡Toda una hazaña!
Sonia no sueña con un señor que la quiera,
Sueña con señores que la sueñan.

En Blanco Encalada vive Blanca cambada
Y banca la escalada y baila una balada.
Blanca conoce a Clara, a Carla y a Bianca
Y las cuatro clavan la banca blanca, la ablandan
Y hablan de lambadas.

Croa, croa la rana criadora y creadora.
Croa y cría a sus ranitas.
Croa y crea una familia
Cría y crea, la rana croadora.

lunes, 13 de julio de 2009

Cuando Contamos Chistes

Pensé en tomarme una licencia. Porque podemos contar muchas cosas, no sólo cuentos. Los chistes también son una forma de recrear la imaginación, a través del humor. Un chiste para chicos, que si funciona, seguiré creando.
saludos... y a sonreír.


sábado, 11 de julio de 2009

Origen de Una Media Glotona

Siempre pensé que las historias estaban vivas en nuestro entorno, que crecían y se desarrollaban solitas, esperando que algun escritor las tomara y las redactara como cuento o novela. Eso me pasó con el cuento Una Media Glotona. La historia existía, e incluso estaba dormida en mi cabeza, pero tuve que verla para darme cuenta lo fuerte que era.
Estaba en el club, esperando para una reunión de trabajo, cuando apareció un chico de unos ocho o nueve años. Se paró adelante mío, apoyó su pie en una silla, y extrajo el dinero que tenía guardado en la media. Si, así de simple. La idea apareció como una chispa en mi cabeza. Yo de chico, hacía lo mismo, gurdaba la plata en el mismo lugar, y cuando la sacaba para pagar algo, bien húmeda la entregaba. Quien le dice "Plata Salada". Ver esa imagen me resultó tan atractiva, tan propia de la infancia, que debía escribir una historia. Sencilla y simple como guardar la plata en la media si no se tienen bolsillos; pero tan divertida como ver la cara del dueño del kiosco al recibir el dinero.

El cuento, en el post anterior. Fue publicado por Ediba, en julio de 2005, en la revista Maestra de Segundo Ciclo.

saludos

jueves, 9 de julio de 2009

Algunos Textos

Les dejo los primeros cuentos, para que lean y me conozcan mejor.
Todos fueron publicados por la editorial EDIBA.

Saludos!!

UNA MEDIA GLOTONA

       Franco salió del kiosco, con su alfajor en la mano. Se había comprado uno de chocolate, su favorito. Pero antes de poner un pie en la vereda, guardó su dinero en la media. Sí, en la media. Es una forma segura y cómoda de guardar la plata cuando no se tienen bolsillos.
       Franco comenzó a caminar por la calle rumbo a su casa, a tan sólo cuatro cuadras. Siempre volvía del colegio a esa hora, y siempre le daban ganas de comerse un alfajor. Pero esta vez fue distinto.
     Llevándose el último pedazo de alfajor a la boca, pasó por otro kiosco donde vio las figuritas de fútbol que juntaba. Entonces se agachó para buscar el dinero en su media, pero no estaba todo lo que había guardado. Sólo quedaban 10 pesos, de los 13 que había guardado. “No puede ser”, pensó. “Se me deben haber perdido”.
      Le entregó al kiosquero el billete a cambio de 2 paquetes de figuritas. Guardó en su media el billete y la moneda que le dio de vuelto el hombre.
     En el camino se puso muy contento porque le tocaron 5 figuritas que no tenía. Antes de llegar a su casa, recordó que su mamá le había pedido que comprara pan. Entró a la panadería y le dijo al dueño: “¿Me da medio kilo de pan, por favor?”. El hombre eligió el pan más calentito, que es el más rico. Lo metió en una bolsa y le dijo: “Son 4 pesos, Franco”. El chico sabía que tenía dos billetes en su media, pero no los encontró. “¿Qué pasa? ¿Dónde está la plata?”, se preguntó. El panadero al ver que Franco no hallaba el dinero le dijo: “Me lo paga tu mamá después. Andá”.
       Franco salió de la panadería muy preocupado, pensando que tal vez tenía una media mágica que hacía desaparecer el dinero. Cuando llegó a su casa, le dijo a su mamá:
     –Má. Tengo una media que me come la plata. Guardé billetes y monedas y no están. ¿Puede ser que mi media tenga hambre?
     La mamá de Franco se rió y le dijo:
     –Sentate y dame el pie.
     La mujer le sacó la zapatilla a su hijo y luego la media. Entonces dijo:
     –No, Franco. Tu media no come plata. ¡Tan sólo tiene una boca enorme! –y mientras decía esto le mostraba el gran agujero que tenía la media en el talón.– Toda la plata está acá, en tu zapatilla. Mirá–. Y así era. Todo el dinero estaba adentro.
     Franco se puso un poco colorado de la vergüenza, pero enseguida comenzó a reírse como un loco. “Menos mal. Se imaginan si me comía el pie”, pensó.


LO QUE PASÓ EN ABECEDARIO

            En un lugar muy, muy lejano, allá arriba, en el cielo; más lejos que la luna, más lejos que todas las estrellas, las grandes y las chiquitas, existe un planeta muy raro. Allí no hay gente ni animales, lo que hay son palabras. Es un mundo donde todas las palabras viven tranquilas y contentas. La palabra “Correr” corre por el campo verde, lleno de árboles. “Volar” vuela en el cielo azul, lleno de nubes blancas, que parecen pedacitos de algodón. Y “Jugar” juega con las otras palabras. También viven “Lindo” y “Hermoso” en ese planeta. “Lindo” es lindo, y “Hermoso” es más lindo que “Lindo”, es decir, es hermoso. Además hay muchas otras palabras. En realidad están todas las palabras que conocés y más.
        En ese mundo, hay un pueblo muy chiquito, llamado Abecedario. Allí viven todas las letras, y nada más que las letras. Las palabras no pueden entrar. Están la A, la B, la C, y todas, hasta la Z. Las letras se quieren mucho entre ellas, y cada vez que en nuestro planeta las necesitamos, ellas vienen volando muy pero muy rápido, para aparecer en el papel. Algunas son más lindas que otras, pero eso no les importa si en nuestro planeta las tratamos bien.
       Hace muchos años, en nuestro mundo, los grandes trataban mal a las letras. Las escribían desprolijamente, con manchas y suciedad. A los adultos no les importaban las letras, sólo las usaban para escribir. Y por eso las letras estaban tristes.
      Un día todas las letras de Abecedario que, como dije antes, era el nombre de aquel pueblito, se reunieron para hablar sobre lo que les pasaba y cómo las trataban los grandes. Cada letra dijo lo que pensaba. La “A” dijo: “A mi me molesta que la gente grande no nos quiera”. La “C” dijo: “Cuando tengo que aparecer en un papel, tengo miedo de que me lastimen”. La “T” dijo: “Tenés razón. Todos nos tratan mal”. La “L” dijo: “La última vez que aparecí, me hicieron flaquita y fea. Linda no soy, pero podrían escribirme mejor”. Y así cada una dijo lo que pensaba, ninguna se quedó callada. Luego de pensar un largo rato, y de proponer muchas ideas, a la “Y” se le ocurrió algo: “¿Y si no aparecemos más?, y cada vez que nos quieran escribir no van a poder”. Entonces la “M” contestó: “Me parece una idea buenísima, pero que sólo los adultos no puedan escribirnos. Mientras los chicos si puedan”. “Ojalá funcione”, dijo la “O”.  Y así se pusieron de acuerdo todas las letras. Ya no aparecerían en los papeles cada vez que los grandes quisieran escribirlas.
       Un gran lío se armó en el planeta. La gente grande no sabía que hacer. La única manera de escribir era con lápices, biromes, marcadores, tizas, y ninguna de estos funcionaba. Pero cada vez que las usaban los chicos, las letras aparecían muy contentas. Cuando un adulto no podía escribir, llamaba a su hijo, a su nieto, a su sobrino, o al primer chico que veía, para que escribiese lo que le pedía. Porque los grandes ya no podían escribir, por más esfuerzo que hicieran. Algunas veces los chicos no querían escribir, y preferían ir a jugar o a mirar la tele. Entonces los adultos no sabían que hacer y se ponían tristes.
       Pasó mucho tiempo, y los grandes no podían escribir palabras. Algunos se habían olvidado como escribir. Otros trataban de formar letras cortando papelitos, o cortando fideos, porque estos son muy buenos para armar letras. Pero esa no era la solución. Entonces todas las letras de Abecedario, que era el pueblo donde vivían todas las letras, y no dejaban entrar a las palabras, como ya dije antes, se volvieron a reunir. Y cada una dijo lo que pensaba. La “P” dijo: “Pienso que los adultos se sienten mal porque no pueden escribirnos”. La “J” dijo: “Jamás creímos que se iban a poner tan tristes”. “Están sufriendo mucho”, dijo la “E”. La “Q” dijo: ¿Qué podemos hacer para solucionar esto?”. Y todas las letras comenzaron a dar ideas, como la vez anterior, únicamente que esta vez era para ver cómo arreglar el problema que habían causado. Entonces la “D “dijo que tenía lo solución: “De ahora en adelante, cada vez que un chico nos escriba, le vamos a decir que hable con un adulto y le diga por qué no aparecemos más cuando nos escriben. Decirles que, como los adultos nos tratan mal, no queremos aparecer más”. Muchas letras estuvieron de acuerdo, pero la “N” dijo: “No podemos hablarles a los chicos. Nunca una letra le habló a un chico”. Entonces la “P” dijo: “Podemos, y lo vamos a hacer”. Todas estuvieron de acuerdo y cada vez que un chico escribía una letra, esta le decía algo. Al principio los chicos tenían miedo. Cómo una letra les iba a hablar, tan campante sobre la hoja. Pero ellas les dijeron que no tuvieran miedo. Entonces todos los chicos del mundo corrían a decirles a los adultos por qué no podían escribir. Los adultos se dieron cuenta del mal que estaban haciendo, comenzaron a tratar bien a las letras y pudieron escribir otra vez. Los grandes ya no trataban mal a las letras, y éstas estaban muy felices. Habían hecho un gran trabajo. Esto fue lo que pasó en Abecedario.
      Así que si un día una letra te empieza a hablar, no tengas miedo, escuchala, porque seguro que necesita tu ayuda.


DOS ARTISTAS EN EL BOSQUE


        Todos los días, con la salida del sol, Beto, el pájaro carpintero del bosque comenzaba su trabajo. Era el artista del bosque. Pasaba horas y horas trabajando con su pico la madera de los árboles. Podía crear las obras más maravillosas, los muebles más cómodos. A todos los animales les encantaba ver cómo Beto tallaba los troncos.
       Pero un día llegó al bosque otro pájaro carpintero. Según contaban los pájaros que lo conocían, Guemo era mucho mejor que Beto. Podía tallar lo que le pidiesen mucho más rápido. Entonces Beto escuchó lo que se decía del nuevo pájaro, y le propuso una competencia. Los animales del bosque se entusiasmaron mucho, ya que un torneo no se veía hacía mucho tiempo, desde aquella carrera entre la liebre y la tortuga. Después de varios días de preparación, llegó el momento de la verdad. Todos los animales en silencio, escucharon lo que el juez tenía para decir.
     –Estamos aquí –decía el buho, que por ser el más viejo, le tocó ser juez– para ver quién es el mejor carpintero del bosque. La competencia consistirá en tallar una cama. Quién la haga primero y más hermosa, ganará la competencia.
      Ambos pájaros se miraron, y cada uno inició su trabajo. Luego de un rato, Guemo había finalizado su obra. Los animales maravillados, aplaudieron con sus patas. Era una cama hermosa. Pero había que esperar a Beto, quien se tomaba su tiempo. Luego de unas horas, Beto concluyó su cama. Los animales, abrieron sus hocicos, dejando caer sus largas lenguas. Era una cama casi perfecta. Era más hermosa que la de Guemo. El juez entonces dijo, mientras observaba:
      –Animales, ambos participantes han finalizado sus trabajos. Y creo que tenemos un problema. La cama de Beto es hermosa, una obra de arte. Pero la de Guemo fue construida mucho más rápido. Es una decisión muy difícil. Tengo que pensarlo un poco. El buho comenzó a caminar por el pasto, de un lado a otro, con sus alas abiertas y
sus ojos cerrados. Cada animal seguía con su vista al juez. Hasta que éste se detuvo. Se
quedó quieto como una estatua. Abrió los ojos y dijo:
     –Declaro la competencia... Un Empate. Ambos pájaros carpinteros tienen sus habilidades, y realizaron sus trabajos con mucho esfuerzo. No creo que sea bueno que haya un ganador. Desde hoy, todo animal que necesite un mueble con mucha prisa, se lo pedirá a Guemo. Y aquel animal que quiera un mueble hermoso, se lo pedirá a Beto. Así ambos tendrán trabajo, y ninguno será mejor que el otro. 
     Y desde aquel día el bosque tuvo dos artistas.

Prólogo

Siempre tuve ganas de tener un blog. Muchos amigos y conocidos me decían, que yo, con lo que me gusta escribir, no tuviera un blog, era como que Bart Simpson no tuviera una gomera. Y luego de mucho pensar, me decidí. Al principio pensé armar algo de humor, pero desistí. Después pensé en crear uno donde contara las cosas que hacía durante el día, pero me aburrió. Sin embargo, esta semana hubo un evento que me empujó a crear este blog. Fue un simple mail, pero que escondía, no en sus palabras sino en su intención, un pedido. Pedido de darme a conocer de alguna forma. Y esa es la razón, o excusa, como quieran llamarla, que me motivó a comenzar a escribir aquí. No sé la frecuencia con que actualizaré esto. Pero intentaré ser constante. Si no lo soy, háganmelo saber, por favor.

Por qué ¿"Cuando Contamos Cuentos"? Porque en ese momento comienza toda aventura. Cuando contamos un cuento, la imaginación se pone en acción. Cuando contamos cuentos, nos convertimos en héroes, villanos, ogros, monstruos, o lo que nunca pensamos que podíamos ser.

El blog será un medio; un medio para que me conozcan. Para que me lean. Para que se enteren sobre los cuentos que escribo o publico. Y para que ustedes opinen. Eso es importantísimo. Son ustedes los que opinarán, me darán ideas, me ayudarán a recorrer este camino literario. Para los adultos y los chicos. Para ellos es este medio. Para que nos contactemos y nos conozcamos.

Espero que disfruten mis relatos, y mis posteos.

Les dejo un saludo y un gracias. Gracias por leerme.

Darío Ariel Levin